martes, 11 de diciembre de 2012

Numerosos socios de la EE de Lima se reunieron para celebrar el Día del Euskera y de San Francisco Javier


La Euskal Etxea de Lima, en Perú, se llenó de socios y amigos para celebrar el pasado 3 de diciembre el Día Internacional del Euskera y la festividad de San Francisco Javier. Raúl Noblecilla, presidente de la entidad, recordó que la Fiesta del euskera tiene lugar coincidiendo con el día de uno de los vascos más universales de la historia, el santo euskaldun que recorrió en sus misiones India, Malasia, Japón y China. La fiesta vasco-limeña contó con la actuación del coro de la entidad y terminó con una cena a la que asistieron numerosos socios.
Lima, Perú. El Centro Vasco Euskaletxea de Lima reunió a socios y amigos para un festejo por partida doble: el del Día Internacional del Euskera y la fiesta de San Francisco Javier. El acto tuvo lugar en la sede de la euskal etxea en el distrito de Miraflores de la ciudad de Lima.

La jornada comenzó con una intervención del presidente de la euskal etxea, Raúl Noblecilla, que recordó que en el Primer Congreso Mundial de Colectividades Vascas --que tuvo lugar en Vitoria-Gasteiz en el año 1995-- se acordó que las euskal etxeak celebraran cada 3 de diciembre como Día del Euskera. La fiesta fue propuesta en 1949 por Eusko Ikaskuntza, coincidiendo con la festividad de San Francisco Javier, misionero jesuita, compañero de San Ignacio de Loyola y, como éste, vasco, por lo que el día cobra una doble significación, expresó..
Noblecilla hizo una breve reseña de la vida de San Francisco Xabier, "desde su nacimiento el 7 de abril de 1506 en un pueblo cerca de Pamplona,  donde se levanta imponente el Castillo de Xabier, antigua fortaleza militar obligada a convertirse en casa solariega, hasta su fallecimiento cerca de Macao el 3 de diciembre de 1552", recuerdan desde el centro vasco limeño. También rememoró su encuentro en la Universidad de París con Ignacio de Loyola, la fundación en 1534 de la Compañía de Jesús; y su periplo misionero por la India portuguesa, Goa, el sur de la India, Ceilán, Malaca, el archipiélago Malayo, Japón y China. En Japón, luego de estudiar el japonés fundó una comunidad cristiana.
Intervención del presidente de Euskaletxea de Lima, Raúl Noblecilla 
Noblecilla recordó también a otro vasco universal, Pedro Arrupe, que "cuatrocientos años después desarrolló una intensa labor misionera en Japón, sufriendo las consecuencias  y, a su vez, asistiendo a las víctimas de la bomba atómica que destruyó Hiroshima".
El presidente de Euskaletxea se refirió después al euskera, destacando que "los estudiosos sitúan sus orígenes en el Paleolítico, y que no tiene antecedentes ni parentesco con las lenguas europeas". "Resistió el embate de cuanta invasión pasó por la península ibérica. Sin embargo, desde antiguo aceptó préstamos lingüísticos, especialmente latinos", declaró. "Por mucho tiempo se circunscribió a la comunidad familiar, en los caseríos. Considerado símbolo de la identidad vasca, el euskera fue reprimido durante la guerra civil y el régimen franquista".
Aspecto del salón del centro vasco donde tuvo lugar la cena 
El acto se completó con una exhibición del Coro de Euskaletxea de Lima, que interpretó diversas canciones en euskera, y concluyó con una cena de hermandad en la que se sirvieron platos de la gastronomía vasca.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada